Archivo de la categoría: Literatura

Pulitzer

Pulitzer


Charge of Rohirrim at the Battle of Pelennor Fields

Charge of Rohirrim

Video HD:


LA ORACIÓN DEL VIKINGO

.

«He aquí que veo a mi padre, he aquí que veo a mi madre, a mis hermanas y mis hermanos. He aquí que veo el linaje de mi pueblo hasta sus principios. Y he aquí que me llaman, me piden que ocupe mi lugar entre ellos, en los atrios de Valhalla, el lugar donde viven los valientes para siempre»


LOS LIBROS

A ti, libro sencillo
que abres tu ventana
a los ojos de quien siente muy vivo
todo lo que tus hojas plasman:
tesoros escondidos,
amores y desamores eternos,
estrellas y planetas perdidos,
personajes y sueños
que nos tienen en vilo.

 

Tengo un problema importante con los libros. Desde que tengo uso de razón, no recuerdo un día sin tener entre mis manos una lectura hecha directamente en un libro. Filosóficamente hablando, soy un adicto al libro. Varias veces mis padres me reprendieron acerca de regresar de San Luis Potosí, tras una semana exhaustiva en la Universidad, sin un solo centavo; en ocasiones, por retrasarme con los pagos de electricidad y teléfono.

Y se enfadan aún más cuando les comentaba que me gasté el dinero que tenía en uno o dos libros; para ellos, es una mentira. Que si nos vamos a la realidad del socioambiente en que me desenvuelvo, una mentira acertada: no les pasa por la mente la posibilidad de que un joven de veintitantos años malgaste su dinero en un libro, ya que la mayoría de chicos de mi edad ahorran toda la semana para gastarse quinientos o mil o dos mil pesos en un antro/borrachera/putero/usted elija. Ninguno tiene ya el hábito de leer un libro, al menos no por voluntad propia.

El Libro

El Libro

Por otro lado estamos los Freaks, personas que, para la gran mayoría, somos inadaptados sociales por no salir a conbeber convivir con gente de nuestra edad en establecimientos abiertos para tal fin, rodeados de alcohol, sexo, drogas y rock&roll. No busco justificarnos, pero es mucho mejor dejar de lado la convivencia (además que no soy muy sociable que digamos), y cambiarla por una noche tranquila con un vaso de ron y un buen libro que leer.

Mis títulos favoritos y los últimos que he leídos son:

  • La Señorita Smila y su Especial Percepción de la Nieve (Que da el nombre a este espacio)
  • El Último Catón
  • La Historiadora
  • Fulcanelli: El Dueño del Secreto
  • El Libro Perdido de Heinrich Böll
  • Charrería (No puedo evitarlo)
  • El Sol de Mayo
  • Mis Recuerdos Taurinos
  • Diablo Guardián
  • El Amante de Janis Joplin
  • La Flor de la Tontería
  • Las Tumbas del Mañana

.

Mi mayor temor es que desaparezcan los libros físicos como los conocemos. Está bien que sea un geek en el mal sentido de la palabra, pero también es cierto que me gusta dejar de lado la pantalla de la PC y recostarme en la cama con un vaso de chocolate caliente y la lectura del día. ¿Qué desaparezcan los libros en su formato estándar y sean reemplazados por los libros electrónicos? Sería la peor catástrofe en la historia de la humanidad desde el nacimiento de los Estados Unidos.


SMILA

Smilaraaq Qaavigaaq Jaspersen. Nacida el 16 de junio de 1956 en Qaanaaq. Padres: Cazadora Ane Qaavigaaq y doctor Jørgen Moritz Jaspersen. Estudios primarios en Groenlandia y Copenhague. Secundarios en la Escuela Estatal de Birkerød, finalizados en 1976. Estudios en el Instituto H.C. Ørsted y en el Instituto Geográfico de Copenhague. Morfología glacial, estadística y problemas matemáticos de geotecnia. Viajes al oeste de Groenlandia y a Tule en el 75, 76 y 77. Aprovisionamiento de expediciones francesas y danesas al norte de Groenlandia en el 78, en el 79 y en el 80. En el 82, trabaja en el Instituto Geodésico. Desde el 82 hasta el 85, participante científico en expediciones al Indlandsis, al océano Ártico y a la Norteamérica Ártica. Se adjuntan varias recomendaciones. Una del Mayor Guldbrandsen, que dirigía la patrulla Sirius. Es del 79. Se lamenta de que no sepa llevar trineo con tiro de perros…

Sin embargo, añade que recomendaría a cualquier expedición civil que la contrataran como guía, aunque tuvieran que llevarla a hombros. También están sus publicaciones científicas. Una docena, varias también publicadas en el extranjero. Con unos títulos que con creces superan los conocimientos del capitán Torres y míos. Statistics on Glacial Graphology, Mathematical Models for Brine Drainage from Seawater Ice. Y un compendio para los estudiantes que usted redactó en su día: Características principales de la morfología glacial del norte de Groenlandia.

Hay varias recomendaciones más. De profesores. De colaboradores en el Cold Water Laboratory y del ejército estadounidense en un lugar llamado Pylot Island. De todas ellas se desprende que, si se quiere saber algo sobre el hielo, uno debe dirigirse, provechosamente, a Smila Jaspersen…

Esta es, a grandes rasgos, Smila Jaspersen, la protagonista de la más famosa novela del escritor danés Peter Høeg, Freken Smillas fomemmelse for sne, mejor conocida en el mundo de habla hispana como La Señorita Smila y su Especial Percepción de la Nieve.

Smila Jaspersen y su novio Peter Føjl en nuestra visita al cementerio de Vestre, en Copenhague

En el libro, un compendio morfológico racial andante de 37 años debe resolver la muerte de su pequeño vecino, Isaías Christiansen. Tanto Smila como el pequeño son parte de la colonia groenlandesa afincada en Copenhague. La mística detrás de un ser marginal como Smila (Smil en danés significa “Sonrisa”, lo que es una contradicción completa para el personaje y el libro) da a la novela ese ‘algo’ que seres marginales como yo mismo buscamos en una lectura.

De ella, el nombre de este blog.

P.D. Les recomiendo altamente el libro. Aunque es relativamente viejo (del 93), se puede conseguir en México a través de Tusquets Editores. La imagen que acompaña este post es de la película Smilla’s Sense of Snow, filmada en el 97 basada en el libro de Peter Høeg.


LEONA VICARIO, LA PRIMER CORRESPONSAL DE GUERRA

Junto a su esposo, Andrés Quintana Roo, editaron un periódico donde difundían lo que sucedía gracias a una pequeña imprenta; ambos firmaban con seudónimos y claves.

Después de tener sola a su hija en una cueva del municipio de Tlatlaya, Leona Vicario, esposa de Andrés Quintana Roo, fue aprehendida y encarcelada por varios días en el municipio de Tejupilco, hasta que su esposo le consiguió el indulto y fue extraditada a España.

Los cargos que tenía en contra estaban relacionados con el apoyo que dio al movimiento independentista. Al ser una mujer de clase acomodada, tenía acceso a información que sirvió a los grupos insurgentes, porque los alertaba a tiempo de estrategias y acciones en su contra, refiere el cronista de Tejupilco, Sinaí Gómez Contreras.

Para recordar su paso por la zona sur, mandaron elaborar un cuadro de Leona Vicario tras las rejas, con su hija Genoveva en brazos, para que la gente de la zona recuerde el apoyo que dio al movimiento de Independencia, al igual que otras figuras de quienes se conoce poco en la historia.

Leona Vicario

Leona Vicario era quien llevaba la información a los contrarios al gobierno. Cuando fue descubierta huyó disfrazada hacia el sur, escapó en un carruaje con una imprenta escondida entre la falda para seguir difundiendo las ideas de libertad en las primeras publicaciones que se hicieron en México.

“Esto la hace la primera periodista de guerra. En plena persecución escapó por la sierra de Oaxaca y se refugia en la sierra y sobrevive de la caridad de los habitantes en una cueva de Nanchititla”.

“Luego se fue a Tlatlaya, donde tiene a su hija, pero fue encontrada y apresada junto con su esposo Andrés Quintana Roo, quien se rinde y va en busca del indulto para su esposa, luego de varios días presa en el edificio que antecedió al actual palacio municipal, en Tejupilco, en el año 1818”, señaló el cronista del municipio.

Junto a su esposo, quien venía de Mérida, donde nació en 1787, editaron un periódico donde difundían ideas de libertad y lo que sucedía en plena guerra. Para ello viajaba con una pequeña imprenta. La Información que difundía era con seudónimos y claves para que no fueran descubiertos.

La orden de detención fue del alcalde de Minas, quien al final le otorgó la libertad cuando el virrey le concedió el perdón en abril de 1818, luego fueron extraditados tres años antes que se consumara la Independencia de México

Pudieron regresar hasta después de la Independencia y recuperaron tres casas que tenían en la Ciudad de México, ya que ambos eran de las familias distinguidas de la Nueva España. Leona Vicario murió en México en 1842, a la edad de 43 años.

Su esposo ocupó a su regreso a México varios cargos públicos y murió en 1851, nueve años después de su esposa. A él se le recuerda además como poeta, político, jurista, escritor y un colaborador muy cercano del movimiento de Independencia.

Al igual que otros independentistas, sus restos fueron trasladados y resguardados en las columnas que se ubican a un costado del Palacio de Bellas Artes, como homenaje a su contribución a la independencia de México.

Su nombre completo era María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador. Desde joven comulgaba con ideas liberales que fueron fomentadas cuando conoció a Andrés Quintana Roo, por eso huyó de su casa cuando su tío Agustín Pomposo, quien era su albacea, le negó el permiso para casarse.

Al morir sus padres se quedó a cargo de ella. Sus progenitores fueron criollos, de buena posición social: su padre era un hombre rico de la Nueva España, su hermana era Marquesa y ello le permitió a Leona Vicario heredar una pequeña fortuna que más tarde sirvió para fomentar sus ideas y financiar los movimientos de los insurgentes.

La historia cuenta que cuando se fue con su tío conoció a un pasante en Derecho que trabajaba con él, era Andrés Quintana Roo, con quien huyó y siguió sus ideas de libertad e igualdad y junto a otras mujeres que apoyaban la causa.

Rodolfo Sinaí señala que las actividades secretas que llevaba a cabo fueron descubiertas en enero de 1813 y por ser parte de la gente de sociedad no fue apresada en una cárcel, sino en un convento de la Ciudad de México en espera de que delatara a la gente que le ayudó con información secreta.

Pero no duró mucho tiempo ahí porque fue liberada por un grupo de insurgentes que la llevaron a Tlalpujahua, en Michoacán, para casarse con Andrés Quintana Roo, después se fue por el sur hasta llegar a Oaxaca donde se unió al movimiento de José María Morelos, luego hizo lo mismo con Miguel Hidalgo. Luego de varias penurias por los enfrentamientos con el ejército se refugió en la zona sur del Estado de México donde fue detenida.

De la cárcel donde estuvo presa no queda nada en Tejupilco. Con el tiempo ese lugar tuvo varias remodelaciones y se convirtió en el palacio municipal, el cual nuevamente, con motivo de su 185 aniversario está en expansión y remodelación.

Tejupilco forma parte de los sitios históricos del movimiento de Independencia que formalmente inició el 16 de septiembre de 1810 con el levantamiento en armas de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo, aunque su organización tenía ya varios años atrás.

Después de 11 años de lucha, fue hasta el 27 de septiembre de 1821, con la entrada del Ejército Trigarante a la capital del país, cuando se consumó la Independencia de México.